Da Vinci’s demons

Publicado: octubre 15, 2013 de josemasaga en Serie
Etiquetas:,
portada

Soy un genio, por eso luzco palmito en la carátula

Soy un tipo con prejuicios, qué se le va a hacer. Y un poco envidiosillo, ya que me estoy sincerando. Cuando por motivos que no vienen a cuento comencé a ver esta serie, tenía una imagen muy clara del personaje histórico en el cual supuestamente (siendo muy, muy benévolos) está basada: el pesado de Da Vinci, un tipo al que se le daba todo bien. ¿Pintar y dibujar? Chachi. ¿Esculpir? Ya te digo. ¿Inventar maquinaria industrial? Vamos p’allá. ¿Cocinar? Banquetes para reyes. ¿Esgrima?. Sí, da grima. Dudo que haya una figura histórica más vanagloriada y admirada por sus conocimientos y sus talentos, y no por haber invadido media Europa o descubierto un continente en el que ya vivía gente hacía siglos.

¿Qué esperaba? La típica serie pseudo-histórica-medio-dramática donde intentan humanizar al pobrecito súper genio (porque según cuentan las leyendas tuvo una vida personal muy poco al uso de la época… prefería la compañía masculina, era vegetariano, liberaba animales enjaulados… ¡a mediados del siglo XV, con el catolicismo viento en popa!), pero amigos, cuán equivocado estaba. Cualquier atisbo de bodrio al estilo Los Tudor o Los Borgia (¡o la infumable Isabel!) se desvanece a partir del tercer episodio. Y yo que me alegro, oiga.

La serie nos muestra la juventud de Leonardo, justo cuando empezaba a descollar como el gran artista que prometía ser. Como buen bohemio, el bueno de Leo busca encontrar un buen mecenas que le permita vivir del arte (chiste fácil, lo sé) mientras se dedica a lo que de verdad le mola, que es zorrear e inventar gadgets para James Bond. De fondo, una Florencia renacentista bastante idealizada para mi gusto, gobernada por los Medici, una especie de mezcla entre mafiosos, dueños de multinacional y presidentes de equipo de fútbol (personas que, curiosamente, hoy en día suelen simultanear los tres cargos).

Aunque el argumento se basa libremente en los hechos que de verdad acaecieron, los guionistas no tuvieron ningún rubor en “llenar los huecos” para construir un relato lo más lisérgico posible. Aparentemente, no era suficiente con las tramas políticas y religiosas que sacudían los estados itálicos a finales del siglo XV, y la vida de un hombre a todas luces muy por delante de su época: metieron con calzador una trama fantástica que ríete tú de la última película de los tres mosqueteros (sí, esa de los barcos voladores y los ninjas). Y aquí es donde he de decir que a mí, me ganaron por completo. Porque si bien es cierto que me gusta el estudio de la historia, se me hacía muy cuesta arriba aguantar los líos de la corte Florentina, quién se acuesta con quién, o si el Papa tenía muy poquito de cristiano. En su lugar, contemplamos a un Da Vinci metido hasta las cejas en una conspiración mística (que le cae en el regazo sin ton ni son), en búsqueda de un artefacto y luchando contra las fuerzas de la ignorancia y el oscurantismo (sí, el vaticano).

"Hola pajarito, ¿quieres ser mi amigo?"

“Hola pajarito, ¿quieres ser mi amigo?”

Espera, espera, ¿quién produce este extraño batiburrillo? Nada más y nada menos que la productora Starz, más conocida por sus series con alto contenido en sangre y otros líquidos humanos más blanquecinos: Spartacus y Camelot, nada más y nada menos. No se caracteriza precisamente por la contención en sus productos, o en tramas elaboradísimas; el sexo, la violencia, los personajes atormentados, y los contextos casi-históricos son sus señas de identidad. El creador de la trama y guionista de la que nos ocupa hoy es el mismito que ha escrito las tres últimas (y aclamadas) de Batman y de otros súper-héroes; se nota que cansado de tipos en mallas de colores, se soltó de buena manera en esta.

Yendo al grano: en esta producción nos encontramos a un Leonardo obsesivo-compulsivo, que lo mismo te inventa un cañón de repetición o un traje de buzo o un ala delta, mientras intenta ligarse a la amante del cabeza de los Medici, y se bate el cobre como espadachín sin despeinarse. Al mismo tiempo, una “orden” de sabios que parecen los reyes magos le lían para que busque el libro de libros, la fuente definitiva de sabiduría que el Papa quiere encontrar antes para tenerlo de lectura de mesilla de noche. Por si todo no fuera follón suficiente, los Pazzi (otra familia de facinerosos adinerados Florentinos) quieren echar a los Medici del poder; en esto también se inmiscuye Da Vinci, posicionándose del lado de su mecenas. Añadid al lío generalizado encuentros y desencuentros amorosos, peleas y masacres varias, personajes secundarios de relumbrón (los reyes católicos y Vlad Tepes, por ejemplo), toques fantásticos, e interpretaciones muy desiguales.

¿Le hace justicia esta serie al bueno de Leonardo? Para nada. ¿Es divertida? Un rato largo. ¿Merece la pena? Si no esperas demasiado de ella, sí, desde luego. ¿Por qué los capítulos se llaman como cartas del tarot? Deben ser admiradores de la bruja Lola, Rappel, y profesionales de la adivinación; eso, y para hacerse los interesantes.

Las imágenes han sido obtenidas de la la página web de Starz y de imdb.com.

Anuncios
comentarios
  1. LaSoPhi dice:

    Si es que como bien comentábamos en la entrada anterior, al final lo que engancha a los “visionarios” son las conspiraciones, los misterios y los líos entre unos y otros 😛

    • josemasaga dice:

      Se pasa la mitad de la serie inventando cachivaches para matar, y la otra mitad lamentándose de haberlo hecho; en eso, muy realista y acorde con las contradicciones humanas…

  2. Ana dice:

    No me constaba la existencia de esta joyita…sacaré hueco para poder opinar, que ya se sabe, que por opinar no quede 🙂

  3. Cris dice:

    A mí me divirtió mucho; chico guapo y torturado que lo da todo en todo momento… Esperando estoy la segunda temporada, aunque me temo que la han suprimido. Por cierto, echadle un vistazo a Boss y decidme qué os parece, a mí me ha fascinado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s