Non-stop

Publicado: agosto 26, 2014 de josemasaga en Película
Etiquetas:,
Buen espóiler en el cartel, sí señor

Buen espóiler en el cartel, sí señor

Ahhh, los aviones. El medio de transporte que hemos aprendido a odiar. Tras un año especialmente fatídico en el que hemos visto tres accidentes aéreos (bueno, uno ni sabemos qué pasó con él), vuelven al panorama cinematográfico las dicharacheras pelis de catástrofes aéreas, ese sub-género que lo petó en los setenta. Supongo que ya se puede empezar a explotar el tema, supuestamente superado el trauma del 11-S; no hay nada que el capitalismo no pueda aprovechar.

El tema empieza mal. Liam Neeson, el héroe sexagenario de la peli, encarna a un cliché con patas: un ex-policía alcohólico originario de Irlanda del Norte con un pasado familiar trágico, metido a Inspector de vuelos en EEUU. Sí, lo habéis leído bien. Creo que nunca me había enfrentado a nada tan ridículo en mi vida como este personaje. Lo curioso es que viaja en un vuelo de 150 escasos pasajeros a Londres (y en primera, para qué escatimar gastos) junto con otro inspector (¿dos polis en un vuelo? Casi ni me creo que vaya uno). Me encanta el nombre de la compañía: British Aqualantic. Suena deliciosamente infantil.

En fin, que junto con esto se nos muestra una selección limitada de pasajeros para que sepamos que algo chungo va a ocurrir (nos ha jodido, si no vaya pérdida de tiempo ver el film). Aquí se nos empieza a tratar como si fuéramos monguers, algo muy común en el cine de acción estadounidense. Los elegidos son los típicos sospechosos habituales – un par de negros, un musulmán (que luego resulta ser un doctor en neurobiología, malpensados racistas), dos tíos blancos con pinta de patibularios… la cámara básicamente no se despega del prota, la sub-prota femenina (más sobre ella en seguida), la azafata y los citados sospechosos.

Porque sí, no puede faltar la mujer destinataria de las rudas afecciones del héroe de acción. Julianne Moore, que está envejeciendo fatal, la pobre, es el red herring durante parte de la cinta, para que no os confiéis demasiado, tontos. Junto con la niña que viaja sola son el lado tierno y el descanso del guerrero del audaz macho. recursos tan patéticos que pensaba que ya no se usaban en este siglo… pero helos ahí. Redondeando el conjunto, una azafata con un descocadísimo uniforme (algo he viajado en avión y en mi vida los he visto así), confirmándonos en nuestra teoría de que las mujeres son meras comparsas.

"¿Hay algún guionista en el avión, por favor? Se nos terminan las ideas"

“¿Hay algún guionista en el avión, por favor? Se nos terminan las ideas”

El nudo central de la trama (o lo que sea) es el envío anónimo de mensajitos de guasap a Neeson (sí, es cierto, ya se puede hacer esto hasta en el aire) informándole de que va a empezar a palmar peña. Por cierto, el aspecto visual de este intercambio de mensajes entre poli y malote (los globos de la conversación salen en el aire) ha sido copiado sin ningún tipo de vergüenza de Sherlock (la serie británica). El pérfido plan del villano es que parezca que es el buen Liam el que está amenazando el vuelo; otro resorte tan manido que se cae a pedazos. De todas formas, así como por descuido, pide 150 millones de dólares para que pare la fiesta.

Ya os podéis imaginar lo que sigue: carreritas arriba y abajo del avión, la famosa pelea en el lavabo (dos tiarrones como armarios roperos abiertos dándose de piños en el minúsculo espacio), paranoias y acusaciones cruzadas varias, motín de pasajeros y destape final del malo.

Por desgracia, aunque el desarrollo del film es bastante comedido teniendo en cuenta que es un blockbuster (con muertos por cerbatana al más puro estilo Fu-Manchú, qué giro más viejuno y encantador), en el final se va de madre, con peleíta en gravedad cero/cabina despresurizada incluida (y tiro entre ceja y ceja) y rescate en el último momento de la niña. El móvil (no el aparato electrónico, si no la razón para desatar toda la pirotecnia) es tan inverosímil que despierta ternura. El director, un catalán afincado en Hollywood, le ha cogido cariño a Neeson, y ya es la segunda película que hace con él, igual de repleta de testosterona y ambigüedades en el protagonista (que al final, por supuesto, resulta ser un buen hombre y un héroe).

Solo espero que tengan la vista de no ponerla en algún vuelo…

Imágenes obtenidas de allmovie.com

Anuncios
comentarios
  1. LaSoPhi dice:

    Si cojo algún vuelo y me ponen esta peli, pido que me devuelvan el dinero del billete! Por cierto, Lían Neeson tampoco está teniendo buen envejecer, no crees? B-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s