Archivos para mayo, 2015

Daredevil

Publicado: mayo 20, 2015 de josemasaga en Serie
Etiquetas:, ,

Llegué tarde al mundo del cómic en general y de los súper-héroes en particular. Cuando lo descubrí, mi visión y entendimiento ya estaban contaminados por otros medios, así que nunca me calaron las extrañas historias de gente en pijama que soltaban parrafadas eternas mientras se zurraban la badana. Para agravarlo, me inicié a través de la Marvel y sus rocambolescas historias de mutantes, con las que a veces dudabas si estabas leyendo un Dallas o un Falcon crest hipervitaminado o la auténticas andanzas de una gente a la que le pasaba todo lo malo del uni(multi)verso. Para poner el último clavo en el ataúd, me encontré pronto con los comic-books pedantes estilo Sandman, que a mi yo del pasado no muy lejano le confirmaron en su infantil sospecha de que los súper-héroes eran para niños o gente con problemas de acumulación de papel.

Curiosamente, he tenido que convencerme de la seriedad y las bondades de este sub-género que está viviendo su segunda edad de oro, oh ironías del destino, en el cine y ahora en la televisión. Y si ya el Batman de Nolan nos enseñó a los incrédulos que esto de los súper-tipos no va realmente de vestir raro, hablar más raro aún y soltar galletas, la serie de la que hablo en esta entrada me lo ha confirmado.

Porque, y usando un recurso que ya es un cliché, os digo como conclusión desde el principio que esta serie es una hostia en los piños: impactante, sangrienta, y que deja secuelas.

Eso sí, no se libra de la pose "cuclillas". Aunque sea en unniforme del decartón

Eso sí, no se libra de la pose “cuclillas”. Aunque sea en uniforme del decartón

La capa…

Esta serie no se achanta. Es cruda y cruel, y no hace ascos a cepillarse a personajes que en otros seriales durarían la temporada entera (¿herencia de Juego de tronos?). Toca temas que otras historias de gente con capa no lo harían ni con un puntero láser, y muestra a la arquetípica Nueva York como un sumidero infecto tanto físico como mental. Que los dos protagonistas estén obsesionados con ella le otorga un toque psicótico a ambos y desdibuja la línea entre ellos y la legitimidad de lo que hacen, ya sea según las leyes institucionales o las de la moral o la ética.

Un héroe que se precie necesita un antagonista a su altura, o más. Un némesis que no sea una caricatura desdibujada, sino una personalidad bien construida y tan atrayente como el protagonista. O, qué hostias, que se convierta por méritos propios en un protagonista. El Kingpin de este Daredevil es todo esto y más: se hace con la pantalla por volumen físico y actoral. No solo es calcado al personaje del tebeo, además insufla vida en el típico rol que suele ser únicamente la comparsa del bueno de la historia. Nos muestra a un personaje atormentado, repleto de dudas, capaz de la más abyecta violencia pero al mismo tiempo de la pasión y la dedicación más encomiables.

¿Y nuestro amigo de la ONCE? Pocas veces he visto mostrar con tanta honestidad la duda, la debilidad, y la humanidad de un supuesto súper hombre. Hay una escena que lo suma y resume todo en meros segundos: Murdock se despierta tras sobrevivir a duras penas una de tantas palizas recibidas. El rostro de dolor, indefensión, y derrota que su rostro expresa da ganicas de llorar. El famoso abogado se tira gran parte de la serie sin saber una mierda, dando palos de ciego (festival del humor) y recibiendo como un punching ball. Sus poderes y habilidades, aunque claramente sobrehumanos, se integran a la perfección en su personaje, y nos son mostrados y explicados de una manera orgánica y realista, sin apresurarse. Que vista un disfraz del Decathlón durante toda la serie acentúa y subraya su condición de héroe dubitativo y amateur.

El elenco de malosos es inquietante y muy completo, desde los imprescindibles mafiosos rusos pasando por una especie de ninjas japoneses, hasta una tríada china que emplea peones ciegos. Pero lo más descorazonador y realista es que todos los estamentos y los poderes de la sociedad están completamente infiltrados y corrompidos: jueces, políticos, periodistas, policías, tenderos, paseadores de perros… Esto claramente no es casual, y aunque enlaza con la historia de Daredevil y su enfrentamiento con un Kingpin que tiene en su poder a media ciudad, también es elemento fundamental en las ínfulas noir y de historia de detectives y policías que esta serie pretende acaparar.

Y para todo esto no hacen falta unos efectos especiales de relumbrón; la mayoría de la pirotecnia se les va en peleas prefectamente coreografiadas y algún que otro tiroteo. Nada de pesadas persecuciones, combates eternos, o villanos con poderes ridículos.

…y la kriptonita

Los comic relief (que luego mutan, por suerte) y sus andanzas en la trastienda de la serie llegan a cansar. Hablo de la administrativa Karen y el amigo del alma y socio Foggy. Karen, la sidekick secretaria, me parece a menudo sobreactuada. Y al pobre Foggy le ha tocado una mierda de papel, así os lo digo.

La historia secundaria de estos dos, por cierto, y a la que se suma el personaje del reportero Ben, es muy floja y parece más de relleno que otra cosa. Está claro que pretende ser el contrapunto más humano y normal en un mundo con tipos que pueden dar patadas voladoras, pero es repetitiva y uno se descubre teniendo ganas de que pase lo más rápido posible. Además, destacar el detalle de la secundaria latinoamericana, que no da el pego: coño, ¿de verdad no podíais encontrar a una actriz de verdad hispanohablante? Muy cutre. Y mira que pretende reivindicar una comunidad, pero les sale el tiro por la culata.

60 minutazos (o casi) por capítulo son muchos minutazos. No hacen falta, muchas conversaciones y escenas huelen a pacotilla: ¿hacían falta? Yo digo que no, que se nos muestra más con lo que no vemos (festival de humor 2) que con lo que se empeñan en contarnos. Esta es definitivamente una historia que se podía haber contado con la mitad de tiempo sin ningún problema y sin que la coherencia de la trama se viera afectada.

En definitiva, una temporada (que se había planeado como única, por cierto) autoconclusiva que junto con otros contados ejemplos (de varios medios) trae el género de la capa y el antifaz al siglo XXI. Y no solo eso: se codea (u hostia) con otras series o creaciones supuestamente más serias o realistas.

Anuncios