Posts etiquetados ‘Humor’

American Dad

Publicado: marzo 2, 2014 de LaSoPhi en Serie
Etiquetas:,

Incanportadasable, imprevisible, caprichoso, divertido, mentiroso, embaucador, manipulador, faltón, juerguista, borde, mal educado, bebedor, drogadicto, desagradecido, vividor…y un sinfín de adjetivos que podría seguir enumerando y que todos ellos definen a Roger, el protagonista (o por lo menos para mí) y el “corazón” de la serie, American Dad.

Roger es un extraterrestre que recogió Stan, el cabeza de familia, en el área 51, y que desde entonces vive en el desván de su casa, donde tiene montado un bar, y donde guarda su interminable colección de pelucas. Aparte de que son dibujos animados y todo vale, lo bueno de utilizar un extrarrestre con miles de años en una serie, es que tiene un montón de anécdotas y situaciones que compartir, y ha vivido con diversidad de familias, parejas, amigos y compañeros de trabajo con los que ha compartido innumerables vidas.

Stan Smith trabaja en la C.I.A. Patriota de 42 años. Es egocéntrico y protector, xenófobo, ultraconservador, cristiano y machista. Está obsesionado por encontrar terroristas que pongan en peligro la seguridad del país, llegando a desconfiar hasta de sus vecinos y amigos. Hará cualquier cosa para proteger a su familia, su dignidad como padre y a su país, en un capítulo llegó a encerrar a toda la vecindad en su patio.

¿Quién soy?

¿Quién soy?

El papel de la mujer de Stan, Francine, es prácticamente el de mantener la casa, la unión de la familia y sobre todo el de la cordura de todos los miembros que la componen. Prácticamente desempeña el mismo rol que Marge en los Simpson o Louis en “Family Guy” (padre de familia).  Es curioso que estas tres series que son americanas, hayan creado básicamente el mismo papel para la esposa del cabeza de familia, el de mantener la casa, el orden y al final solucionar el caos que ocasionan el resto de miembros. Y digo lo de curioso porque EEUU alardea de ser el país de las oportunidades y de la igualdad, pero luego no es así, es un país lleno de contradicciones, y en la gran mayoría de protagonistas de  series y  películas creadas allí, son personajes estereotipados como el de Francine Smith, que aunque tiene un pasado “oscuro” de drogas y promiscuidad, es una devota cristiana y  mucho más sensata y liberal que su marido.

Los hijos del matrimonio Smith están compuestos por la hippy Hayley y el adolescente, Steve. Ella es universitaria, atea, liberal, demócrata, reivindicativa, y defensora de las causas perdidas. Novia y más tarde esposa de Jeff Fischer (el cual está enamorado de Francine), con el que mantiene una relación intermitente por el carácter demasiado dócil de éste.

Steve, es el hijo varón, va al colegio junto con sus tres mejores y único amigos,Snot”, es judío y el mejor amigo de Steve, Barry, obeso, aparenta ser un retrasado mental, pero si deja de tomar su medicina se revela como un sociópata en extremo inteligente, manipulador y peligroso y Toshi Yoshida, el amigo japonés que no habla inglés, aunque puede entender perfectamente el idioma. Por lo general suelen malinterpretar o distorsionar sus comentarios en japonés. Tiene una hermana, Akiko, que a veces traduce lo que dice, la cual parece sentir algún tipo de atracción por Steve.

Oh! Eres tan bella…

El personaje de Steve está planteado como el típico adolescente friqui, obsesionado por encontrar novia, y cuya diversión es jugar a juegos de rol (en uno de los capítulos esta afición de Steve ayudará a su padre a detener a un terrorista), videojuegos e ir a convecciones de comics, de Star Trek, el Señor de los Anillos o Star Wars, por lo que su padre intenta constantemente en transformarlo en lo que él considera el prototipo del joven estadounidense, jugador de futbol americano, de beisbol y boy scout, fracasando en todos sus intentos. Steve considera a Roger como su mejor amigo y suelen vivir numerosas aventuras y peripecias juntos, a pesar que en la mayoría de las veces, Roger lo maltrata y lo usa para su propio beneficio.

La mascota de la familia es Klaus, en los tiempos de la Alemanía Oriental Klaus era un saltador de esquí olímpico que fue secuestrado por laC.I.A., los cuales le remplazaron su cerebro por el de un pez para evitar que ganase la medalla de oro. Klaus vive dentro de una pecera, está enamorado de Francine y su propósito es ser un miembro más de la familia, lo cual le resulta imposible ya que el resto de miembros pasan de él.

La serie comenzó en el 2005 y ya lleva 8 temporadas, es del mismo creador que Family Guy, Seth MacFarlane, por lo que en humor, sarcasmo e ironía es bastante parecida a esta última, sólo que el factor “alienígena” le da un toque aún más surrealista si cabe. Si os gusta pasar un rato divertido, Roger y el resto de los Smith harán que durante 30 minutos, que es lo que suele durar un capítulo, os veáis en medio de una situación surrealista e incluso desagradable (ya que todo tiene cabida, incluso lo escatológico), que alguno de ellos ha creado, seguramente sea Roger, y cuyo desenlace hará que todo vuelva a la normalidad y que la familia siga unida (no olvidemos que es una serie americana). Para mí, a día de hoy es una de las más divertidas series de dibujos animados.

Anuncios

Antes del anochecer

Publicado: enero 22, 2014 de josemasaga en Película
Etiquetas:,
Portada

La primera mentira: Grecia en verano, ni un alma

¿Es posible estar hora y media contemplando cómo una pareja habla acerca de sus miedos, sus frustraciones, sus mutuos reproches, sus promesas rotas? ¿Sin zombis, invasiones alienígenas, asesinos en serie, violencia? Pues mira, he sido capaz, contra todo pronóstico. Si en el fondo tengo mi corazoncito de nouvelle vague, cahiers du cinéma, cine de autor y movimiento dogma. 

Antes del anochecer cierra la trilogía (qué obsesión con las trilogías fílmicas) que comenzó Antes de amanecer, en 1995 (¡al loro!). Lo que parecía una simpática historia de dos desconocidos que se encontraban en el interrail (en las buenas épocas, claro, ahora es más caro que ir en avión) y veían cómo surgía el amor (bueno, por lo menos un polvo echaban, lo del amor nos lo imaginamos) se prolongó contra todo pronóstico a Antes del atardecer (2004), en la cual los tortolitos se reencontraban en París.

Ah, qué tiempos aquellos, en los que tanto Ethan Hawke como Julie Delpy eran dos jóvenes promesas de la generación X, dos actores indie que se comían el mundo. Casi veinte años después, y hechos unos zorros, finiquitan (creo, quién sabe) esta historia de encuentros y desencuentros, y en cierto modo parece que también plasmen en la pantalla su carrera vital hasta la fecha. Ciertamente se les ve desanimados, ajados, cansados. Alguna que otra película de relumbrón han firmado ambos, pero está claro que sus carreras no despegaron como seguramente ellos esperaban. Ironías de la vida que se extienden a la historia que tenemos entre manos (de hecho, ambos protas escribieron el guión junto con el director).

La película tiene mimbres de obra teatral, como ya pasó como con las anteriores: dos escasos personajes que hablan y hablan y hablan. En esta última hay alguna que otra escena con más gente, pero nada que no pudiese obviarse, la verdad (parece más de relleno o contextual que algo que impacte en la historia). Como se puede pensar acertadamente, si la pareja principal no funciona, todo se va a la mierda. Y me temo que en esta entrega ya no se adivina la conexión entre ambos, y quizá venga bien, siendo una historia de decepción y crisis, pero la falta de magnetismo en pantalla de Hawke y Delpi pesa. No es creíble en ningún momento que haya atracción sexual o sentimental, y mira que se lo curran ambos en sus interpretaciones.

¿Y entonces? ¿Todo esto pa’ qué? Si bien la parejita no termina de convencer, por lo menos sus diálogos sí están repletos de verosimilitud, sabiduría y mala leche. Cualquiera con sangre en las venas se verá mínimamente reflejado en las inseguridades y meteduras de pata de ambos, y admitirá cuán fácil es equivocarse en el peliagudo tema de las relaciones sentimentales. Lo mejor de la cinta, la mutua filípica final, podría haber sido perfectamente un robado de una pareja real y es un acre revulsivo a las historietas de amor con final feliz que Hollywood lleva décadas intentando vendernos.

Lo que me dio vergüenza ajena y me hizo sonrojar es la escena central del film, en la que la (in)feliz pareja come con sus anfitriones (la historia tiene lugar en una isla griega donde el personaje de Hawke ha sido invitado). Es muy pretenciosa, con una retahíla de diálogos que no suenan en absoluto como algo que de verdad una persona o personas dirían espontáneamente sin morirse del bochorno; las parejas presentes, que ejemplifican las distintas etapas por las que pasan las relaciones (con unos jovenzuelos tontos del culo, unos cincuenteños que se están  dando caña continuamente, y un par de vejetes cuyas respectivas compañías amorosas han fallecido) sueltan por su boca líneas que huelen a columna de diario dominical y bromean desenfadadamente aunque se conocen de hace cuatro días. Sí, es verdad, señores de Hollywood, en el Mediterráneo se vive de vicio (bueno, en Grecia no tanto, ¿no?), pero no hacía falta exagerar tanto el tema, que al final parece un anuncio de yogurt griego.

¿Sinceramente? Recomiendo echar un vistazo a la primera de la serie. Si te parece mínimamente simpática, atrévete con las siguientes. Si te parece una cursilada, ni pienses (lógicamente, por otro lado) en seguir con el serial. Por lo menos no parecen en ningún momento un estrenos televisión, o un telefilme. Tienen ese punto de reflexión y lírica que diferencian a las películas que se hacen con un poco de cuidado e interés, y no para que se forren cuatro. Y, bueno, a veces hay que variar el menú, ¿no?

La imagen es de imdb.com

Las brujas de Zugarramurdi

Publicado: noviembre 20, 2013 de LaSoPhi en Película
Etiquetas:, ,

cartelTiene su sentido que la mayoría de las películas que se hacen sobre brujas, sean del género de terror, ya que las brujas son seres antiguos que vuelan, y que están dotadas de ciertas habilidades “mágicas” que emplean con la finalidad de dañar, crean conjuros y pócimas, para matar personas, animales o destruir cosechas. A la dificultad de hacer un buen film sobre brujas, se le añade el inconveniente de que sea una comedia, porque desde mi humilde y sincera opinión, creo que es más difícil hacer reír que llorar, o por lo menos a mí me pasa, y os garantizo que no soy una persona de lágrima fácil.

Ya en su día, más concretamente en 1987, recordareis una famosa comedia sobre brujas de George Miller, protagonizada por Susan Sarandón, Cher, Michelle Pfeiffer y Jack Nicholson, “Las Brujas de Eastwick”, en la que tres aburridas mujeres hartas de esperar a su príncipe azul, una noche de lluvia se reúnen, e inocentemente, invocan al “hombre perfecto” (Ay que ilusas! el hombre perfecto..).

El título de la película que da nombre a nuestra entrada, no es casual, ya que Zugarramurdi (pequeño pueblo de los Pirineos), es conocido como el “el pueblo de las brujas”, pues en el siglo XVII muchas mujeres fueron acusadas de brujería y condenadas a la hoguera por ésto. Comenzó cuando una joven del pueblo declaró que en sus sueños había volado y había podido ver a varios habitantes del pueblo participando en aquelarres, al poco tiempo acudió a la Santa Inquisición y 53 personas fueron trasladadas a Logroño. El juicio duró más de dos años, y el 6 de marzo de 1610, 21 personas fueron acusadas de delitos menores, 21 recibieron el perdón de la Iglesia y 11 fueron condenados a la hoguera. Al día siguiente, de estos 11, quedaban 6 condenados ya que 5 habían muerto en el viaje. Los 5 fueron quemados. En el pueblo todavía quedan vestigios de esta época, se pueden ver varias de las casas que pertenecieron a estas supuestas “brujas”, y hay diez cruces que la Iglesia colocó para proteger al pueblo y que todavía se encuentran de pie en las calles.

asomadosPero centrémonos en la película, protagonizada por un abanico de personajes llevados al límite, en el que cada uno de ellos representa un cliché, tenemos al macarra, el buenorro, el motivado, el desgraciado, el tonto, la guapa, la vieja, el gracioso, y algún etc mas, que mezclados en multitud de situaciones difíciles y absurdas, (no olvidemos que al ser brujas el componente magia está muy presente) nos harán reir y carcajearnos, muy al estilo de Alex de la Iglesia. Un pequeño apunte, sobre el papel de que algunas brujas hayan sido interpretadas por hombres, me ha parecido muy original, y creo que imprime carácter y fortaleza al personaje.

La película empieza introduciendo a los protagonistas en una zona muy madrileña y en una situación que por desgracia cada día es más común, y es haciendo lo imposible por sacar a flote a un hijo o una situación de desastre familiar. El film comienza con un ritmo trepidante y continua con él hasta casi el final, se juega con el factor tiempo que obliga a estar toda la cinta pegado a la butaca pendiente de ver si los protagonistas conseguirán su objetivo (vamos.. si saldrán del atolladero).

Nuestros héroes junto con el hijo de uno de ellos, y ayudados por un taxista calzonazos, llegaran empujados por el destino a Zugarramurdi, donde tiene lugar la trama y el desenlace del largometraje. Allí quedarán retenidos en casa de una familia de brujas vascas, las cuales tienen claro que hacer con sus “presas”, atrapados allí por empuje del destino. La vástaga de la familia será clave en el desenlace, ya que en vez de dedicarse a fornicar y practicar el sado con desconocidos (que es lo que hacen las brujas modernas), deshace todos los planes al enamorarse de uno de ellos.

banqueteAl igual que en la película se mezclan diversos personajes, en el reparto han trabajado actores de diferente índole. Tenemos actores jóvenes y muy en boga como los dos protagonistas masculinos, Hugo Silva y Mario Casas, y a dos veteranas asiduas en las películas del director, Carmen Maura y Terele Pávez. Rostros menos conocidos como Carolina Bang o Macarena Gómez, los divertidos Secún de la Rosa, y Pepón Nieto, y a los secundarios (no por ello menos graciosos que el resto), Carlos Areces, Santiago Segura (sin palabras), Javier Botet, Enrique Villén, y a María Barranco, que no se deja ver mucho últimamente.

Sobre el director he de reconocer que no he visto todas sus películas, pero las que he visto me han parecido geniales y con guiones muy originales. De todas ellas me quedo con la original comedia satánica “El Día de la Bestia”, y el increíble desvarío vecinal que es “La Comunidad”. Muy recomendable también “Crimen Ferpecto”.

Se nos recriminaba en la entrada anterior que no recomendamos buenas películas o series, pues este film es prueba de que hay muy buen cine y además español, en el que merece la pena invertir nuestro tiempo. Como habéis podido comprobar al leer la entrada, no he destripado la película, solo he puesto una pequeña sinopsis, ya que os recomiendo ir a verla.