Posts etiquetados ‘Misterio’

The leftovers

Publicado: octubre 26, 2014 de josemasaga en Serie
Etiquetas:,
El macizo Justin Theroux cuando se enteró de quién era el creador de la nueva serie

El macizo Justin Theroux cuando se enteró de quién era el creador de la nueva serie

¿Estarías dispuestx a tragarte otra serie del creador de Lost? ¿Después de meternos en el mayor timo televisivo (o internetero, más bien) de la historia? ¿Esto es como en política, que nos gusta que nos chuleen ya que seguimos votando a los mismos?

Para que veáis que no soy un tipo vengativo, yo sí decidí darle otra oportunidad al bastardo que nos puso la miel en los labios para luego descubrir que era m**rda. No le guardo rencor, como veis. Y eso que me tragué hasta la última temporada de esa serie que se inventó un día que tenía dificultades para ir al baño.

Bueno, al turrón. La serie que nos ocupa se basa en un supuesto que (recalquemos esto, salido de los labios del creador) nunca será resuelto: de repente, en menos de lo que algunos pasan una tarjeta black, desaparecen del mundo millones de personas. Se desvanecen, sin destellos luminosos ni nubes de humo ni ná. Supuestamente no son más del 2% de la población, pero imagínate tú el movidón. Aunque nadie puede dar una explicación (ni científica ni metafísica ni de ningún tipo), mucha gente (¡vaya, qué sorpresa!) se decanta por el tema religioso.

Tres años más tarde, la acción se centra en Mapleton, en el estado de Nueva York. El jefe de la policía local se prepara para el tercer aniversario de la Partida repentina (los estadounidenses y sus términos políticamente correctos), un tipo atormentado, con cara de tener una úlcera y con una vida bastante desordenada, siendo generoso en la descripción del personaje (interpretado por Justin Theroux, un sex-symbol desconocido para mí).

"¿Nos montamos nuestra  propia secta?"

“¿Nos montamos nuestra propia secta?”

Y es que la Partida repentina dejó a la humanidad hecha un desastre. No en plan post-apocalíptico, pero sí hay constantes detalles en la serie que reflejan el malestar espiritual y personal de la peña. Miles de sectas surgen como setas, y en el simpático y cuasi perfecto Mapleton podemos ver cómo una de ellas, los Residuos Culpables, se multiplican y amenazan con sumir al pueblo en un caos total por sus acciones chungas. Estos sectarios se visten exclusivamente de blanco, fuman como carreteros y cumplen voto de silencio, y su objetivo es obligar a hacer recordar a los demás que son la piltrafa, la borra que quedó tras la desaparición de los otros. De guay, como podéis ver.

A Lindelof (el infame co-creador de Lost y artífice de esto) le apasiona el tema religioso, no hay que ser una lumbrera para darse cuenta de ello. Y esto es quizá lo que más me ha llegado a molestar, esa obsesión por meternos por donde nos pueda caber los mensajes píos casi sin que nos demos cuenta… un poquitito de proselitismo, vamos.

Es una serie raruna. A veces es lenta, a veces se desata y te deja loco; juega continuamente con la plausibilidad de que lo que ocurre (más sobre esto en un segundo) sea cierto y no chaladuras de los personajes. Tiene un aura surrealista, echando mano a saco de influencias como Twin peaks y Northern Exposure (Doctor en Alaska), pero con el tema del dramón personal como telón de fondo (TODOS los personajes están amargadísimos, sin excepción).

"¿Una serie? ¿No soy la prota? ¿Y no hablo durante varios episodios? ¿Estás loco o qué?"

“¿Una serie? ¿No soy la prota? ¿Y no hablo durante varios episodios? ¿Estás loco o qué?”

Para mí, lo más atrayente son las tramas sobre las sectas, he de admitirlo. Me fascina el personaje de Wayne, el supuesto grief eater, un carismático mesías que presuntamente elimina la tristeza de las personas a las que abraza y que ha creado una organización en torno suyo (el tío carota dice recargarse mediante el amor de jovencitas asiáticas). Me encandilan los Residuos Culpables, esos sectarios inquietantes tan entregados a su causa y con esos rasgos de comportamiento tan alienígenas. Pero también es encantador el personaje del masca tabaco asesino de perros, el del padre turuleta (o no…) del prota, o el pesado del pastor (ojalá lo fuera de ovejas) obsesionado por demostrar que muchas de las personas desaparecidas no eran precisamente santos.

Para terminar, un pero más: los dos últimos capítulos de la primera temporada rompen el esquema (sobre todo el penúltimo) y la cierran de una forma poco satisfactoria para mi gusto. No sé por qué se empeñan en acelerar tramas para que las temporadas queden en suspenso, aunque haya que cargarse lo hecho anteriormente. Yo, seguiré mi promesa personal de no ver más de una temporada y me quedaré con la buena impresión… sí, majos, he aprendido de Lost.

Under the skin

Publicado: agosto 12, 2014 de josemasaga en Película
Etiquetas:, ,
Johansson y así como uin estarcido por encima

Johansson y así como un estarcido por encima

Aviso: los que seáis fans de Sacrlett Johansson, abandonad la sala. No os va a gustar lo que vais a leer, ahorraos el trago. ¿Ya? Venga, continúo.

Con esta película, se demuestra que escribir una buena sinopsis es un arte que no está valorado como se merece. Me explico. Cuando le conté a LaSophi que había visto esta película y la impresión que me había causado, respondió como con muchas otras que me he tragado en los últimos meses: “¿Quién te la recomendó? ¿Dónda la encontraste?”. Soy como un mendigo del cine de ciencia-ficción; arrastro mis cansados pies por páginas de relumbrón como Allmovie o IMDB, consulto listas de aficionados sobre las mejores del género, picoteo en blogs. Evito las críticas, me centro en las sinopsis, pero por supuesto son tan engañosas como las opiniones personales. Es decir, la de esta en particular rezaba (traducido a vuela pluma del inglés) Una alienígena con el aspecto de una atractiva mujer deambula por las calles y carreteras de Escocia para dar caza a hombres solitarios en esta surrealista adaptación de la novela de Michel Faber. Creo que lo único acertado es que es surrealista.

Y así es: la Johansson, a la que casi no le gusta lucirse, se aburría y entre los miles de guiones que deben llegarle descubrió este. Se dio cuenta de que siendo la protagonista acaparaba casi el 99% de presencia en pantalla (siendo conservador en la estimación), que salía desnuda o casi en el 70% de las escenas y que casi ni tenía que hablar. Ni mostrar cambios de expresión, por cierto. Una bicoca, vamos. Lo de que es una extraterrestre lo tenemos que intuir o imaginar, ya que nada menos el final de la cinta lo insinúa o muestra. Lo que no logro entender es cómo le encargan la misión de ir abduciendo a paletos escoceses sin enseñarle o descargarle o como lo hagan estos alienígenas el acento escocés. O que vaya en una furgoneta de esas de repartidor blancas y llena de bollos. O que tenga que llevar a los pobres desgraciados a una cochambrosa casa en las afueras, muy atrayente y sugestivo. Y dejad de babear, admiradores de la Johansson que seguís leyendo: os vais a llevar el mayor chasco de vuestra vida, porque o bien las fajas y el photoshop han creado un espejismo o bien esta chica se ha dejado mucho en los últimos años. Un desastre total.

Un apunte: el surrealismo no tiene por qué ser aburrido. Mirad a Lynch, mirad a Cuerda. El surrealismo no es contemplar cómo crece el césped en las Highlands (que sí, que muy bonitas) o cómo Scarlet mira con cara de boba el infinito. El surrealismo puede ser que no te enteres de qué coño está pasando, pero al menos que tengas la cabeza llena de hipótesis o no te puedas creer el locurón que estás contemplando. Y este film no cumple ninguno de los requisitos del buen cine surrealista (ya hablaré de Upstream color, ya). Lo que se nos tira a la cara es una historia deslabazada con, por lo menos, un final impactante y que logra dar grima (y que nos reafirma en que no hace falta que venga ningún extraterrestre para mostrarnos lo que es ser un hijoputa inhumano).

Expresando el frío escocés sin necesidad del método Stanislavski

Expresando el frío escocés sin necesidad del método Stanislavski

El director, Jonathan Glazer, un auténtico desconocido para mí, co-escribió la adaptación de la novela de Michel Faber, y se quedó bien a gusto. Tras leer otra sinopsis, esta mejor hecha, de la novela de origen, se acentúa mi falta de fe en las adaptaciones para la gran pantalla de obras literarias. No hace falta, en serio; son disciplinas distintas, casi antitéticas. Buscad la inspiración en otro lado, amigos productores y directores y magnates de Hollywood (bueno, esta es inglesa). Tú también, Jackson, deja en paz El Hobbit, vaya manera de ordeñar un clásico infantil.

Y aprovecho para reiterar mi extrañeza en la elección del, por otro lado, bello país (o provincia o región o lo que sea, y más con un referéndum en ciernes) escocés, ni siquiera teniendo en cuenta la excusa de la trama (buscar hombres solitarios, que no haya casi nadie que pueda ser testigo del hecho de la abducción, etc.). Aunque por otro lado le da un toque como de andar por casa, casi de documental falso o mockumentary, porque me apuesto el cuello a que la mayoría de los cahavalotes que se dejan engatusar por la Scarlett (y mira que visten y maquillan mal a la pobre, encima) son espontáneos o casi. Si siguieran existiendo los amados videoclubs, esto sería carne de estantería del fondo.

Triangle

Publicado: febrero 14, 2014 de LaSoPhi en Película
Etiquetas:,

triangle.gif¿A veces no tenéis la sensación de vivir en un déjà vu continuo? Todos los días la misma rutina, levantarse a la misma hora, ir al trabajo haciendo monótonas tareas y viendo la cara a los mismos compañeros. Después recoger a los niños del colegio, dependiendo del día de la semana que sea, los mismos hábitos, gimnasio, compra, hacer la comida, lavar, ver la tele, leer…y un largo etc que se va engullendo las semanas, los meses y los años.

 Pues esto es básicamente lo que le pasa a Jess, la protagonista de ésta producción dirigida por el británico, Christopher Smith, del que hablamos hace dos entradas en relación a su primera obra, Creep, solo que la temática de la película en cuestión poco tiene que ver con el género de terror y mucho con el cine fantástico.

 La trama empieza en el puerto donde Jack, amigo de Jess y dueño de un barco, la está esperando junto con un grupo de amigos a los que ha invitado a navegar. Jess es la última en llegar y nada más verla te das cuenta que algo no va bien, pero no se sabe el qué. Cuando están surcando el Atlántico se desencadena una tormenta que obliga al grupo a abandonar el yate para subir a otro barco que aparece en mitad del océano y en el que parece no haber nadie. En el instante que suben en la embarcación, Jess tiene la sensación de haber estado antes e inmediatamente se dan cuenta de que no están solos. Al poco van desapareciendo, alguien los está cazando uno a uno, no se sabe quien ni por qué.

Tch tch tch tch...

Tch tch tch tch…

 Este es prácticamente el argumento, pero he de lamentar que la película tiene bastantes fallos, ya que hacer cine fantástico que tenga cierta coherencia, a mi parecer es bastante complicado, y más cuando toda la película es una espiral en la que al final de la misma todo debe recobrar cierto sentido para que enlacen todos los hilos. Por tanto es el momento de las “Pifias”.

  1.  Sí al final se repite todo una y otra vez, con los mismos personajes, las mismas escenas, ¿porque Jess en unas cuantas escenas aparece con otra ropa? ¿en qué momento se ha cambiado?
  2. El personaje debe aparecer en el momento “presente”, cuando el yo “pasado” ha desaparecido, ¿en qué punto y por qué, ese “yo” presente se junta con el “yo” pasado? En la película no se da ninguna explicación.

  3. Si es un bucle, se entiende que el tiempo va pasando y cuando termina, todo empieza de 0, por lo que no se tendrían por qué acumular “los personajes muertos” del bucle anterior en el lugar donde mueren ¿no creéis?

  4. ¿En que momento nuestra heroína rompe el bucle, y por qué? Tampoco se esclarece.

 Quizá solamente deberíais verla por intentar desvelar los misterios anteriormente comentados que quizá a mi se me han escapado, pero no creo que el director o los productores revisasen mucho el guión antes de llevar a cabo la película porque a mi juicio es bastante floja y deja excesivos cabos sueltos.