Posts etiquetados ‘Terror’

In The Flesh

Publicado: marzo 15, 2015 de LaSoPhi en Serie
Etiquetas:,

Me quito el sombrero ante esta serie británica del 2013, o miniserie, en la que en sólo con tres capítulos que dura la primera temporada, han sido capaces de trasmitir todo su argumento. En algunas reseñas que he leído, critican que el formato corto es debido al presupuesto que tiene la BBC para series, para mí, ha sido suficiente para comunicar la idea principal. La mayoría de las series que suelo ver, son de ocho capítulos mínimo, y además de una hora aproximada de duración, excesivo en la mayoría de las ocasiones en la que las series suelen irse por la tangente y dar demasiado rodeo, quizá para alargar la historia y con ello su beneficio, pero lo que suelen conseguir es que los tele-espectadores se descuelguen en la segunda temporada.

in-the-flesh

– ¿Tío nos van a matar? – Pero si ya estamos muertos..

 El argumento de “In The Flesh” gira en torno a la integración. En este mundo ya nos cuesta compartir nuestro espacio con personas de otros “países”, como para compartirlos con seres con P.D.S. (Síndrome del Parcialmente Muerto). Si se encontrase una vacuna para los zombis, para que volviesen a un estado anterior, a un estado humano, habría que integrarles en la sociedad ¿cómo afectaría esto al resto de ciudadanos? ¿O cómo les afectaría a ellos mismos, después de recordar toda la violencia y todas las atrocidades que han cometido?

 Hasta ahora puede parecer incluso una serie cómica, pero todo lo contrario, me ha transmitido más pena y dolor, que cualquier película etiquetada como “drama”. El protagonista, Kieren Walker, es enviado de vuelta con su familia, después de pasar por un programa que el gobierno británico ha creado para la curación de los “no muertos”. El regreso no va a ser fácil, sobre todo si el entorno esta compuesto de vecinos intransigentes, cerrados y con una gran influencia de los HVF (Human Volunteer Force), grupo paramilitar que enfrentó a los zombis después de “su amanecer”.

 Os estaréis planteando, como me pasó a mí, que quizá el tema de la integración de los “no humanos” no es nada nuevo, ya que en True Blood por ejemplo, se intentó hacer con los vampiros. Entre ambas series hay una diferencia brutal, y es que los vecinos de Roarton (el pueblo de Kieren) son gente corriente, gente de “a pie”, podría ser el pueblo al que vas a veranear, sin embargo en Bon Temps (el pueblo de Sookie Stackhouse protagonista de True Blood), el que no es un hada, es un hombre lobo o sino un “cambiaforma”, el tema fantástico es mucho más acuciante. Aunque no te gusten las series de terror o fantásticas, “In The Flesh” merece la pena porque el tema “zombi” queda relegado a un segundo plano, primando las relaciones entre los protagonistas y los constantes choques de creencias entre ellos. Muy recomendable. In-the-flesh-bbc-critica-homosexual

Líbranos del mal

Publicado: noviembre 23, 2014 de josemasaga en Película
Etiquetas:, , ,
A dios rogando y con la pistola disparando

A dios rogando y con la pistola disparando

Mostrador del videoclub. La pequeña pantalla que cuelga justo encima y un poco detrás de este muestra los créditos finales de una película. Los tenderos del videoclub debaten acaloradamente, probablemente sobre lo que acaban de visionar.

– S: ¿Qué te ha parecido la idea? ¿Es original o estamos ante otra película más de terror?

– J: Que está más trillada que la liga BBVA… el hecho además de que vuelvan de Irak poseídos es como una especie de “venganza poética-demoniaca” ya que vuelven con lo “que se merecen”, son las armas de destrucción masiva más efectivas utilizadas por los iraquíes, de vuelta con un demonio de souvenir.

– S: ¿Qué destacarías de la película?

– J: Destacaría que está basado en un libro, pero no en uno cualquiera, sino en un libro autobiográfico. Y, oye, es la primera vez que veo de principio a fin un exorcismo, con sus pasos para “dummies”. Por cierto, ¿qué tiene que ver la madre desnaturalizada en la peli, la que tira el niño al foso? ¿Qué le pasa al niño al final, que no nos lo cuentan?

– S: ¿Dar susto? Parece ser que efectivamente, pueden infectar a otros y propagar las posesiones. Al final, ríete tú del Ébola. Y el niño es una pifia, un cabo suelto que sí deberían atar, ya que no sabes al final si se lo han comido los leones, si ha muerto o se ha quedado bajo la custodia de su abuela.

– J: Otra chorrada enorme que no entiendo es por qué el poseído se dedica a tapar los grafitis ¿No era el objetivo diseminar la infección demoníaca?

– S: ¿Quién había puesto esos grafitis antes? Mi teoría es que hay una fecha mundial de posesión y hasta entonces, nada de espóilers. Quizá hablamos de un demonio ordenado y hacendoso, que quería programar bien el fin del mundo, no a lo loco. Hasta el “caos” tiene que estar organizado.

– J: Y luego lo de los jesuitas, que con lo elitistas que son, ¿aceptarían en sus filas a un puto drogadicto?

– S: Es que está muy chungo, no hay “vocación” y ya no te digo para ser exorcista. Mucha demanda y poco oferta – si hay que hacer la vista gorda sobre el pasado, todo sea por la supervivencia de la iglesia católica, digo… de la raza humana (Mariano, aquí hay puestos de trabajo).

– J: Y un detalle que me carcome: ¿por qué crucifican gatos en las pelis satánicas? ¿Por qué no ratas o perros?

En nombre de "Hussein" abandona este cuerpo, yo te lo ordeno

En nombre de “Hussein” abandona este cuerpo, yo te lo ordeno

– S: Porque el gato siempre ha sido un animal místico, mágico, que incluso se veneraba en el antiguo Egipto… recuerda que tiene 7 vidas, un pobre perro ya estaría jodido. Y las brujas lo tenían de mascota. Y dan mala suerte. ¿Sigo? Digamos para resumir que siempre ha estado asociado a lo “sobrenatural”.

– J: ¿De verdad nos quieren hacer tragar que está basado en una historia real? ¿De verdad?

– S: Pues si te lo quieres creer, supongo que te lo creerás. Tan real como que Eric Bana es policía. Quizá es una forma de darle más publicidad, como The conjuring, Annabelle… mira los falsos “basados en hechos reales” como El proyecto de la bruja de Blair, Holocausto caníbal… ¿Ya está todo inventado en el cine de terror?

– J: En el cine de terror y en todos los géneros. Ya queda el envoltorio y la forma de contarlo. Desde hace siglos el ser humano se reunía para contar historias de terror, amor… ya está todo inventado.

– S: ¿No te da la impresión que hay mucho cine que como no te puede ofrecer una gran idea, te vende un actor famoso? ¿Quizá lo han intentado en este film con Eric Bana?

– J: Si de verdad hubieran ido a eso, hubieran escogido a Bruce Willis de protagonista y a Antonio Banderas de sacerdote, ha sido un “quiero y no puedo”, Eric Bana es un actor de segunda ¿no te parece?

– S:  ¿Tú qué novela o historia de terror  llevarías a la gran pantalla?

Pides que te rasquen el gotelé y mira lo que pasa

Pides que te rasquen el gotelé y mira lo que pasa

– J: Pues Edgar Allan Poe se adaptó en su tiempo a la gran pantalla, pero hoy en día quizá no se le presta la atención que debería, es uno de los “padres del terror” y se podrían hacer grandes adaptaciones. A Lovecraft también creo que no se le ha aprovechado lo suficiente, se ha hecho alguna película “amateur” pero poco más. Sin embargo Stephen King, por “activa y pasiva” series de televisión, películas…

– S: En el caso de Sthephen King, supongo que el volumen de venta de sus novelas, sea suficiente publicidad para cualquier film adaptado a una idea suya ¿no crees?

Un chiquillo se acerca tímidamente al mostrador, y carraspeando débilmente, se dirige a los tenderos.

– Pero entonces, ¿me la llevo o no?

Admito que tengo un problema de bulimia televisiva (y al decir televisiva no puedo evitar sonreírme, ya que ni recuerdo la última vez que vi una serie… en televisión), que engullo serie tras serie, muchas veces sin descanso entre una y otra, a menudo si darle un mínimo de tiempo a una que acaba de comenzar, y siempre pensando en lo que vendrá después. Me lo haré mirar. Como consecuencia de este desorden alimentario catódico, he empezado a ver seriales a cascoporro, muchos de ellos bodrios de alto octanaje; como con un libro, no me duelen prendas en mandar una serie a la papelera de reciclaje virtual. La vida es muy corta, y los torrents echan humo.

Desde que comenzó el año o así, me he encontrado con tres series que no han pasado el estricto control de calidad y los altos estándares que me he fijado: es decir, no aburrirme mientras las veo. Que den vergüencita ajena también es un factor decisivo, por cierto. Las agraciadas en este cuarto de año son…

Casi me engañáis, pero al final no

Casi me engañáis, pero al final no

Almost human. Casi buena, podría haber sido. De lo poco que sale de ci-fi en el mundo televisivo (sí, hay muy poco de este género, supongo que sobre todo por lo caro que debe salir comprar a un esclavo surcoreano para que haga los efectos especiales por ordenador), y resulta ser muy blandito. El supuesto no tenía mala pinta: en un futuro cercano con androides, implantes cibernéticos, pero sin coches voladores, un policía que casi la palma vuelve al cuerpo y se encuentra con que tiene que hacer la ronda con un pedazo de plástico con chips con forma de policía macizo (Michael Ealy de Sleeper cell, una serie que sí merece la pena ver). Lugares comunes, situaciones que prometen pero tratadas superficialmente, efectos especiales de baratillo, buenas intenciones pero malas ejecuciones, moralina… todo lo peor del mundo televisivo estadounidenese, resumido en esta serie. Lo que más jode es que intenten ponerse intensos al estilo Blade runner, con temas como aunque sea sintético, ¿puedo tener sentimientos? Con esto no se juega, fascistoides de la Fox. A Blade runner no me la toquéis que ma-to.

No hagáis caso al cartel, la serie no es así

No hagáis caso al cartel, la serie no es así

Grimm. Grima me da. Un policía (qué fijación con los cuerpos del orden) descubre de pura chiripa que es el heredero de una saga familiar que se dedica a exterminar a los monstruos que viven entre nosotros (si no fuera porque son literalmente monstruicos, diría que habrían tenido trabajo pa’ rato). De nuevo, lo que de entrada es una buena idea (dar un giro a los cuentos clásicos ambientándolos en la actualidad, como Once upon a time pero con un poco más de redaños), degenera en una concatenación de escenas previsibles, acción de pacotilla, secundarios miérder, y efectos digitales de baratillo que sonrojarían al cine de Bollywood. Ya en los primeros episodios, se agota el tema al centrarlo en mostrarnos una sucesión de personas-bestezuela, desde el lógico hombre lobuno hasta el marciano y muy poco de cuento popular mujer abeja (¿?). Supongo que lo que buscaban aquí era un family show, al estilo de las series infumables españolas como Águila roja, pero esto puede aburrir a pequeños y mayores por igual. Tanto dinero tan mal aprovechado…

Yo si fuera vosotros cogería el paraguas...

Yo si fuera vosotros cogería el paraguas…

Supernatural. Sobrenatural es el morro de los guionistas. Nos ponen la miel en los labios con un episodio piloto macarra, violento, y diría que hasta ocurrente y luego desgranan una sucesión de episodios muy petardos y sosunos. Lo de que tu hermano largamente olvidado regrese para que le acompañes en sus alegres cacerías de seres sobrenaturales malotes es una reinterpretación del género de delincuentes juveniles; de hecho, las hechuras de los hermanitos son calcadas del cine quinqui con más solera… combatir el mal no da dinero, amiguitos, hay que buscarlo de otras formas. Total, que en un flasback bastante heavy metal presenciamos cómo la madre de ambos muere achicharrada en el techo de su dormitorio (¿?) por obra y gracia de un demonio o un ser maligno al uso. El padre, y aquí todos podemos entenderlo, se pone en plan Sarah Connor y prepara a sus hijos para combatir al mal y al capital; el pequeño se harta de una vida repleta de emoción, exorcismos, y atracos a drug stores y decide estudiar derecho (¡¿?!). Hasta aquí todo bien; lo malo es lo que sigue. Al más puro estilo serial, los capítulos son una especie de un remake de Scooby Doo con su monstruo de la semana y repitiendo manidos esquemas uno tras otro, en vez de crear un hilo argumental sólido e interesante. Qué oportunidad más desaprovechada.

Algo me dice que habrá más entradas como esta en el futuro; si esta burbuja televisiva no estalla en algún momento, seguirán surgiendo infraproductos como estos. Permanezcan atentos a sus pantallas… bueno, o mejor no.

Creep

Publicado: enero 30, 2014 de LaSoPhi en Película
Etiquetas:
¡Viajeros al Treeen!

¡Viajeros al Treeen!

He visto esta película de casualidad, ni siquiera me la he descargado de la red, sino que un día zapeando vi que la echaban en un canal de televisión, me llamó la atención el argumento y la grabé. El otro día al volver de una dura jornada de trabajo (bueno como todas) me decidí a verla después de tenerla durante meses ocupando espacio en el DVD, pensaba que a los 10 minutos me iba a quedar dormida, pero me equivoqué. Ya desde el primer momento, te mantiene en tensión. Investigando un poco sobre la película, porque como os he comentado no me la han recomendado ni la he visto en ninguna página web publicitada, he averiguado que es el del 2004. En ningún momento pensé que la película tuviese 10 años, de hecho pensaba que sería de hace un par de años a lo sumo cinco, ya que nada tiene que envidiar al cine que se hace hoy en día, ni en ambientación, ni en efectos especiales.

 Está ambientada en Londres, más concretamente en el “metro” de dicha ciudad, y  menos cinco minutos de la cinta toda ella está rodada dentro del suburbano. Si conocéis un poco el metro de Londres, recordareis sus largos pasillos y sus empinadas escaleras, que ya de por si dan cierto pavor. Lo que todo iba a empezar para Kate como una noche de fiesta con “George”, acaba en una sanginaria orgia de sangre y dolor. Nuestra prota, Franka Potente (actriz alemana que quizá os resulte familiar por protagonizar la saga Bourne y que todo sea dicho, interpreta bastante bien su papel) se ve empujada a coger el metro y mientras espera en un banco del andén, se queda dormida. Cuando se despierta, se da cuenta de que se ha quedado atrapada en el subway, todas las salidas están cerradas. Ahí empieza lo que será una noche inolvidable de carreras y sucesos por los corredores y túneles subterraneos de nuestra amada ciudad del Tamesís.

 Casi la mitad del film, o sea durante unos 30 minutos (apenas dura unos 85) no se tiene claro qué o quién están sembrando el terror entre los andenes y túneles del metro. No se sabe si es animal, cosa o persona, sólo que algo “oscuro y rápido” se está cargando a indigentes, yonkis y personal de alcantarillado y mantenimiento que se mueve por allí, un poco al estilo “Depredador”. Al final se descubre el misterio e incluso se deja leer entre líneas, la historia, familia, antecedentes y quizá las causas del instinto asesino de nuestro vengador.

¡No te mueras, lo nuestro aún pueda funcionar!

¡No te mueras, lo nuestro aún pueda funcionar!

Aunque no es cine gore en el que se hayan gastado litros y litros de sangre y plástico para rodar las escenas, sí que tiene algunas imágenes bastante explícitas que pueden herir la sensibilidad del espectador, como diría nuestro querido “Piqueras”,  periodista y presentador del drama. Y como hemos reiterado, que por mucho cine que estemos viendo, éste debe transmitir el mayor realismo posible, me gustaría resaltar una de las escenas en la que un superviviente, debido a la tensión sufre un ataque de ansiedad ¿Quiénes aguantaríamos con calma y serenidad correr de noche encerrados en el metro para escapar de algo/alguien que nos quiere matar? Porque yo me veo en la situación, y de la tensión me daría un ictus.

 La dirección del film es del británico Christopher Smith,  que también firma el guión , y con la que debutó en el cine, presentación que hizo en el festival de Sitges. No esperéis ver una obra maestra del cine de terror, es una película “interesante” de ver bajo mi punto de vista, con poco presupuesto, y no con grandes actores pero sí creíbles. Y si sois como yo que os gusta ver una película de miedo que os mantenga en vilo (en las que de vez en cuando miraís para atrás esperando que una mano os coja del hombro) y soportáis bien las escenas sangrientas, esta es vuestra película.

World War Z

Publicado: diciembre 20, 2013 de LaSoPhi en Película
Etiquetas:

Conmigo el mundo está a salvo!¿Queda algo por inventar en la temática de Zombies? Según ha ido evolucionando el séptimo arte y los efectos especiales, hemos pasado de tener muertos vivientes que no pueden casi arrastrar sus restos, a zombies como los de Worl War Z que ya no es que sean más veloces que un maserati sino que hasta forman “Castells”, como ocurre en una de las escenas en las que intentan entrar en Jerusalem. El caso es que el objetivo es el mismo en todas ellas, escapar y sobrevivir, encontrar un lugar no infectado y si es posible, averiguar una cura.

Podríamos dividir el film en 1) presentación: aparición de la amenaza; 2) desarrollo: Sr. Lane busca la cura;  y 3) desenlace: la encuentra. Cómo si de un vídeo juego se tratara, empieza y transcurre toda la película. Los primeros minutos, por supuesto, son de presentación de nuestro protagonista (Brad Pitt, una de nuestras aclamadas estrellas hollywoodienses) y su idílica familia. Todo parece que va a ser un día más en la familia Lane, pero al poco de empezar el film casi destruyen la ciudad de New York, porque ¿que mejor que bombardear cualquier peligro que se nos ponga por delante? cuando no se sabe lo que te pueden “infectar”, mejor acabar con ellos, y amenaza terminada. Todas las escenas transcurren a un ritmo vertiginoso, tanto que entre la velocidad de los muertos vivientes y la oscuridad reinante, las imágenes casi son borrosas, no se distinguen las figuras. Supongo que se ha hecho así aposta, para dar más intriga o miedo pero a mi casi me cuesta un aumento de las dioptrías. Por supuesto nuestro salvador es un antiguo empleado de la ONU, el cual es fundamental para encontrar la solución a la pandemia que está acabando con la humanidad, y que por supuesto, después de recorrer medio planeta en busca del origen del virus, sobrevivir a una bomba dentro de un avión (a mi entender esto es mucho más difícil, que la existencia de los zombies), y probar consigo mismo la cura, da con la solución y vuelve felizmente con su familia. Como veis, nada nuevo.A ver.. los de abajo, ¡que se levanten!

Si tenemos en cuenta que una de las dos productoras de la película, Plan B Entertainment, es desde el 2006 de Brad Pitt (fue fundada junto con su ex-pareja, Jennifer Aniston) nos daremos cuenta, que la cinta está hecho para muestra y exhibición de nuestro héroe. Y aunque se supone estar basada en una novela, World War Z: An Oral History of the Zombie War (editada en castellano como “Guerra mundial Z: Una historia oral de la guerra zombie”, escrita por Max Brooks) nada tiene que ver con la temática del libro, ya que en él se presentan una serie de entrevistas a los supervivientes de una década de conflictos desde que aparece el llamado “paciente cero”, hasta el final de esa guerra.

Sobre nuestra estrella nada más que comentar, ya que su “obra y milagros” tanto profesional como personalmente, es aireada en todas las cadenas de televisión. De Marc forster, el director,  sólo decir que su película, Monster’s Ball, hizo ganar el óscar en 2001 a Halle Berry, y en 2007 se puso detrás de las cámaras de nuestro espía más conocido, 007, en Quantum Of solace.

The Purge

Publicado: diciembre 1, 2013 de LaSoPhi en Película
Etiquetas:

Si durante 12Portada horas fueseis impunes a cualquier delito, ¿qué haríais? Pues este es básicamente el argumento de la película “The Purge”, titulada malogradamente en España, “La Noche de las Bestias”. ¿Ya tenéis en mente al vecino con el que ajustaríais cuentas? ¿O haríais una visita a vuestro odioso compañero de trabajo? Quizá no hace falta ser violento o ser mala persona, es simplemente tener la opción de vengarte de tu jefe que te putea día a día, sin tener consecuencias.

Gracias a esta “purga” EEUU es un país próspero, con un 1% de paro (aunque no me extraña, con la matanza que se ocasiona una vez al año, al día siguiente deben quedar infinidad de puestos de trabajo libres) y una bajísimo porcentaje de violencia. Cuando llega la noche de la purga básicamente se plantean dos opciones, quedarte atrincherado en casa, que es lo que hacen nuestros protagonistas (son buena gente), o salir a la calle a desfogar la violencia que todos llevamos dentro.

El Sr. Sandin (nuestro ya “madurito” Ethan Hawke) es un acomodado empresario que se dedica a vender y colocar sistemas de seguridad en los hogares, por lo que os podéis imaginar el que tiene instalado en el suyo con compuertas de acero que sellan puertas y ventanas y que la hacen prácticamente infranqueable. Si no eres de los que salen a desahogarse con los demás, como nuestra familia protagonista, la opción que tienes es encerrarte en casa, si es posible con un algún arma cerca, y esperar que pase la noche frente al televisor viendo lo que ocurre en las calles y comiendo palomitas. Ese es el planteamiento de la noche que iban a tener los Sandin, pero por ardiles del destino, se ven rodeados de un grupo de niños “pera” (en Madrid diríamos de “La Moraleja”) que quieren a “una presa” que se ha colado dentro de la casa. Se nota que son jóvenes de “familias ricas”, porque tienen vagabundos, maleantes y demás calaña para aburrir danzando por las calles, pero se han antojado del que se ha colado en casa de los Sandin y no pararán hasta conseguir su objetivo.

En este punto la película hace “aguas” ya que no tiene sentido que el grupo de pocholos pierda la mitad de la noche frente a la casa de nuestros protagonistas, cuando tienen delante de sí toda una ciudad llenita de gente con quien satisfacer sus instintos. Por otro lado, y no os voy a desvelar como, al final consiguen entrar en la casa, (eso sí, comentaros que la forma como lo hacen es bastante irrealista) y os podéis imaginar los minutos siguientes… por alargar un poco la cinta y para darle más intriga, los Sandin se dispersan, se buscan, se reencuentran, se vuelven a separar, se juntan de nuevo, y así hasta el final de la película, que coincide con el aviso que pone fin a la purga.

Quién quiere ir a un Spa, teniendo la noche de "La Purga".

Quién quiere ir a un Spa, teniendo la noche de “La Purga”.

Analizando ahora la película me surge una duda, porque si EEUU es una nación fructífera y fértil como se nos plantea ¿Por qué hay “sin techos”? ¿Por qué hay gente que vive en la calle si todo el mundo tiene trabajo? Si la habéis visto y os habéis quedado con ganas de más (lo dudo) que sepáis que la secuela comienza a rodarse a finales de este año.

El director de esta obra es James DeMonaco, conocido sobre todo por su trabajo como guionista, de las películas “El Negociador” o “Asalto al Distrito 13”, o la comedia “Jack” dirigida por Francis Ford Coppola.

El matrimonio protagonista está formado por el cuarentón estadounidense Ethan Hawke, también guionista, director de cine y novelista, y que todos recordaremos por su papel en “El Club de los Poetas Muertos” (Oh! Capitán, mi capitán). En 2001 fue candidato al Óscar al mejor actor de reparto por “Training Day” y en 2004 fue candidato al Óscar al mejor guion adaptado por “Antes del atardecer”. Y nuestra ama de casa, la Sra. Sandin, es la británica Lena Heady, que desde el 2011 es la reina Cersei en la serie “Juego de Tronos”, aunque anteriormente hizo algunos papeles en las películas, “Lo que queda del día”, “Rumores que Matan”, “Posesión”, “El juego de Ripley” o “El secreto de los Hermanos Grimm”. Sin embargo, la película con la que llegó a la fama fue “300” donde interpreta a la reina Gorgo (esta visto, que los papeles “regios” son los que mejor le quedan).

Las brujas de Zugarramurdi

Publicado: noviembre 20, 2013 de LaSoPhi en Película
Etiquetas:, ,

cartelTiene su sentido que la mayoría de las películas que se hacen sobre brujas, sean del género de terror, ya que las brujas son seres antiguos que vuelan, y que están dotadas de ciertas habilidades “mágicas” que emplean con la finalidad de dañar, crean conjuros y pócimas, para matar personas, animales o destruir cosechas. A la dificultad de hacer un buen film sobre brujas, se le añade el inconveniente de que sea una comedia, porque desde mi humilde y sincera opinión, creo que es más difícil hacer reír que llorar, o por lo menos a mí me pasa, y os garantizo que no soy una persona de lágrima fácil.

Ya en su día, más concretamente en 1987, recordareis una famosa comedia sobre brujas de George Miller, protagonizada por Susan Sarandón, Cher, Michelle Pfeiffer y Jack Nicholson, “Las Brujas de Eastwick”, en la que tres aburridas mujeres hartas de esperar a su príncipe azul, una noche de lluvia se reúnen, e inocentemente, invocan al “hombre perfecto” (Ay que ilusas! el hombre perfecto..).

El título de la película que da nombre a nuestra entrada, no es casual, ya que Zugarramurdi (pequeño pueblo de los Pirineos), es conocido como el “el pueblo de las brujas”, pues en el siglo XVII muchas mujeres fueron acusadas de brujería y condenadas a la hoguera por ésto. Comenzó cuando una joven del pueblo declaró que en sus sueños había volado y había podido ver a varios habitantes del pueblo participando en aquelarres, al poco tiempo acudió a la Santa Inquisición y 53 personas fueron trasladadas a Logroño. El juicio duró más de dos años, y el 6 de marzo de 1610, 21 personas fueron acusadas de delitos menores, 21 recibieron el perdón de la Iglesia y 11 fueron condenados a la hoguera. Al día siguiente, de estos 11, quedaban 6 condenados ya que 5 habían muerto en el viaje. Los 5 fueron quemados. En el pueblo todavía quedan vestigios de esta época, se pueden ver varias de las casas que pertenecieron a estas supuestas “brujas”, y hay diez cruces que la Iglesia colocó para proteger al pueblo y que todavía se encuentran de pie en las calles.

asomadosPero centrémonos en la película, protagonizada por un abanico de personajes llevados al límite, en el que cada uno de ellos representa un cliché, tenemos al macarra, el buenorro, el motivado, el desgraciado, el tonto, la guapa, la vieja, el gracioso, y algún etc mas, que mezclados en multitud de situaciones difíciles y absurdas, (no olvidemos que al ser brujas el componente magia está muy presente) nos harán reir y carcajearnos, muy al estilo de Alex de la Iglesia. Un pequeño apunte, sobre el papel de que algunas brujas hayan sido interpretadas por hombres, me ha parecido muy original, y creo que imprime carácter y fortaleza al personaje.

La película empieza introduciendo a los protagonistas en una zona muy madrileña y en una situación que por desgracia cada día es más común, y es haciendo lo imposible por sacar a flote a un hijo o una situación de desastre familiar. El film comienza con un ritmo trepidante y continua con él hasta casi el final, se juega con el factor tiempo que obliga a estar toda la cinta pegado a la butaca pendiente de ver si los protagonistas conseguirán su objetivo (vamos.. si saldrán del atolladero).

Nuestros héroes junto con el hijo de uno de ellos, y ayudados por un taxista calzonazos, llegaran empujados por el destino a Zugarramurdi, donde tiene lugar la trama y el desenlace del largometraje. Allí quedarán retenidos en casa de una familia de brujas vascas, las cuales tienen claro que hacer con sus “presas”, atrapados allí por empuje del destino. La vástaga de la familia será clave en el desenlace, ya que en vez de dedicarse a fornicar y practicar el sado con desconocidos (que es lo que hacen las brujas modernas), deshace todos los planes al enamorarse de uno de ellos.

banqueteAl igual que en la película se mezclan diversos personajes, en el reparto han trabajado actores de diferente índole. Tenemos actores jóvenes y muy en boga como los dos protagonistas masculinos, Hugo Silva y Mario Casas, y a dos veteranas asiduas en las películas del director, Carmen Maura y Terele Pávez. Rostros menos conocidos como Carolina Bang o Macarena Gómez, los divertidos Secún de la Rosa, y Pepón Nieto, y a los secundarios (no por ello menos graciosos que el resto), Carlos Areces, Santiago Segura (sin palabras), Javier Botet, Enrique Villén, y a María Barranco, que no se deja ver mucho últimamente.

Sobre el director he de reconocer que no he visto todas sus películas, pero las que he visto me han parecido geniales y con guiones muy originales. De todas ellas me quedo con la original comedia satánica “El Día de la Bestia”, y el increíble desvarío vecinal que es “La Comunidad”. Muy recomendable también “Crimen Ferpecto”.

Se nos recriminaba en la entrada anterior que no recomendamos buenas películas o series, pues este film es prueba de que hay muy buen cine y además español, en el que merece la pena invertir nuestro tiempo. Como habéis podido comprobar al leer la entrada, no he destripado la película, solo he puesto una pequeña sinopsis, ya que os recomiendo ir a verla.

Posesión infernal (1981)

Publicado: septiembre 30, 2013 de josemasaga en Película
Etiquetas:,
Normas de las portadas, I: poner algo que no ocurre en la peli

Normas de las portadas, I: poner algo que no ocurre en la peli

Fijaos lo exhaustivos que somos aquí, en vuestro videoclub amigo, que tras visionar Evil dead, remake de esta que comentamos ahora, decidimos sacudir el polvo a la cinta original para que, como si de un duelo de boxeo se tratara, pudiéramos decidir quién queda victoriosa tras una buena somanta de palos. Bueno, en este caso, también valdrían motosierras, cuchillos, tablones podridos, ramas de árbol, uñas… sería, más que boxeo, vale tudo.

Pensadlo: 1981. Efectos especiales en la edad de piedra. Subgénero gore (casquería, litros de sangre, muertos por toneladas…) en alza. Actrices y actores amateur. Y poca pasta con la que montarlo todo, como colofón. Todo ello dirigido por el que luego se convertiría en director de culto, el mismísimo Sam Raimi. Dicen las leyendas que la peli alcanzó mayor difusión gracias a un empujón por parte de nada más y nada menos que Stephen King, y el boca a boca logró encumbrarla a reina de los videoclubs de la época. Imposible de alquilar, vamos.

La historia está tan sobada que casi es parte de nuestro ADN: unos coleguillas, a cada cual más insoportable (especial mención al rubiales), deciden irse de “casa rural” (literalmente, estos Estadounidenses lo han inventado todo) unos días, y lo que se encuentran es una cabaña roñosa donde cristo dio las tres voces con un sótano repleto de juguetes demoníacos. Como buena regla del cine de terror, lo toquetean todo y logran invocar a unos espíritus (no queda muy claro si son demonios o muertos), que irán poseyendo a toda la alegre pandilla, convirtiéndolos en una especie de zombis dopados e hipermaquillados. Como en Los inmortales, solo quedará uno, con sangre hasta en los calzoncillos y obligado a desmembrar hasta a su novia…

¡Cú-cú!

¡Cú-cú!

Siempre me ha fascinado la facilidad para abrir de par en par el infierno y dejar que salgan, como si de reclusos con el tercer grado se tratara, demonios, monstruacos, y escoria similar. Me recuerda la escena infantil que todos hemos seguramente vivido de acercarse al balcón de un amiguito y gritar “¿¡Bajas a jugar, Paquitooo!?”; y es que tal cual ocurre en este film: el torpe investigador de lo oculto (arqueólogo de un yacimiento Sumerio, ahí es nada) graba en un magnetófono (porque todos los amantes de las psicofonías sabemos que solo se captan voces de ultratumba e invocaciones en cinta magnética; pobres espíritus, el mp3 les ha jodido la no-vida) frases al tún-tún sacadas del libro de los muertos (en latín; muy Sumerio no era, al final), y al darle al play los supuestos adolescentes se traen al más acá a un buen montón de seres sedientos de juerga sangrienta.

El gore no es un género para todo el mundo, está claro, y además aquí nos topamos con uno de sus más claros exponentes, casi el título quintaesencial de este movimiento amante de la casquería. Desnudos que no vienen a cuento, charcutería a cascoporro, sangre que mana sin parar, carrendillas de un lado a otro como pollos sin cabeza (a veces, literalmente, oiga), pésimas decisiones, maquillajes propios de vedettes, guiones casi inexistentes, diálogos delirantes… y risas. Sí, así es: si no te estás riendo, no es un buen título gore. Imposible tomarse en serio arterias que parecen aspersores, cadáveres que vuelan por los aires como muñecas hinchables, sangre rojísima y con aspecto de mermelada… para ponerse en plan intenso, esta película es pura catarsis, pura confrontación al miedo a la muerte. Ahí queda eso.

En toprural lo petaría

En toprural lo petaría

Y esto es lo que ofrece la original con respecto a su copia: situándola en su momento, en su contexto histórico y social, supuso un film gamberro, descarado, sin más interés que el hacer pasar un buen rato a los incautos que fueran a verlo. Parece que las toneladas de efectos especiales han ahogado el cine moderno, y se han convertido en auténticos protagonistas de las cintas hoy en día. Al final va a ser verdad que los ordenadores nos van a dominar. Es por esto que mi recomendación de la semana es: huid de los remakes. Son caca de la vaca. No he visto ni uno en los últimos cinco años (y he visto una carretada de ellos) que valiera nada. Hurgad en las estanterías virtuales de internet en busca de películas alternativas; al final, como esta, es donde está el talento.

Imágenes obtenidas de allmovie.com y Yahoo! movies

Cementerio de animales

Publicado: septiembre 17, 2013 de josemasaga en Película
Etiquetas:,
¡Han fichado a David Bowie!

¡Han fichado a David Bowie!

Esta sí que sí es una peli con olor a videoclub, sacada directamente de los anaqueles de VHS o BETAMAX. La extensa videoteca de las cadenas de televisión (que queda mucho mejor que decir ¡no tenemos nada que poner esta noche, tira de archivo!) ha hecho posible el milagro de que vuelva a ver este film de los ochenta y que pueda responder a esa pregunta que a todos nos atenaza: ¿ha envejecido bien?

Stephen King, ese hombre con incontinencia tipográfica (ahí sigue, no solo con libros si no también con la serie Bajo la cúpula), es el autor original del relato que sirvió de inspiración para esta película, y cuyo guión también elaboró el maestro de los royalties y las historias de terror sitas en pequeños pueblos del medio oeste Estadounidense (lugares en los que, de cualquier otro modo, no pasa ni el tiempo)

La típica-familia-Estadounidense-súper-ideal-pero-que-guarda-terribles-secretos se muda a una vía de servicio de una carretera de mala muerte por la que no paran de pasar camioneros suicidas. En serio, la mansión que compran debía de haber sido una gasolinera o un puticlub, si no nada tiene sentido; con tanta finca, ¿a quién se le ocurre ponerla al lado justo de la carretera? Amigo King, hablamos de Estados Unidos; espacio es lo que les sobra.

Pero bueno, no voy a ponerme tiquismiquis desde el mismo comienzo. Aunque pueda parecer que es la carretera la que destrozará las vidas de la familia, en realidad es su vecino el malo malísimo de la película. ¿Cómo? ¿Que es un pobre vejete jubilado, amigable y buenrollista? Pues no. Es el capullo que, a sabiendas de que probablemente la mascota de la familia (un gato) morirá atropellado, y habiendo vivido una experiencia demoníaca con su perro del más allá y un vecino zombi, le enseña al pater familias dónde se encuentra un cementerio indio con poderes de resurrección a lo barra libre.

Sospecho que no hace falta que cuente el resto, ¿verdad? El flojo del padre resucita al gato, y cuando su hijo pequeño muere atropellado, pues también. En la mejor escena de la película, el pequeño psicópata se cepilla al pesado del vecino (justicia poética, amigos) y cómo no, a su madre (a la que, por cierto, y no me explico cómo, logra colgar del techo); al final, su progenitor le aplica eutanasia exprés, pero no habiendo escarmentado, repite la jugada con su mujer. Eso sí que es amor de pareja.

El solo quería jugar a los médicos, hombre

Él solo quería jugar a los médicos, hombre

No soy un gran fans de King, la verdad. Me da la impresión de que estira en demasía sus ideas para que quepan en un libraco, abundándose en personajes estereotipados y detalles aburridos de la vida cotidiana Estadounidense. Además, tiene una especial predilección por secundarios miérder que no añaden nada a la historia; en esta peli, por ejemplo, el fantasma que no para de aparecerse, y que nadie se explica para qué. O esa familia política disfuncional, ilógicamente violenta para con el protagonista.

En fin, tal y como sucede en el film, lo mejor es no resucitar ciertos engendros; hay películas que están mejor en los rincones de la memoria adolescente o en los polvorientos trasteros de los canales de televisión. La nostalgia no es buena consejera, chatos.

Algo me queda muy claro tras ver esta cinta y Poltergeist: los indios Norteamericanos eran gente cool, libre, hijos de las llanuras y cazadores de bisontes, pero en cuestión de cementerios eran un tanto cabrones. Mejor que te devorara un coyote o un buitre leonado, porque ser enterrado en uno de sus camposantos era garantía de volver del más allá convertido en un demonio sediento de sangre.

Las imágenes han sido obtenidas de allmovie e internet movie database

Evil Dead (2013)

Publicado: septiembre 14, 2013 de LaSoPhi en Película
Etiquetas:

EvilDead2013No sólo te das cuenta que te haces mayor por las arrugas del alrededor de los ojos y las canas, sino porque ver una película de terror, ¡no es como antes!

Llevo viendo películas de terror desde que era pequeña, y si siempre me han gustado, es porque me daban miedo, sino, ¿Qué sentido tiene? Es como ver una comedia, que no te hace reír. Aún siendo mayor, me siguen dando cierto “respeto”, pero ahora me puede más el sentido común que otra cosa, por lo que si no eres adolescente, o sea, no tienes la mente en blanco la mayor parte del día, no te recomiendo ver “Evil Dead”. Además creo que el cine de terror ha dado un giro, ha pasado de ser sutil como el cine de antes (por ejemplo “Al final de la escalera” o “La Semilla del Diablo”) a querer el susto fácil y mostrar casquería y litros de sangre en una escena sí, otra también.

Evil Dead empieza con todos los ingredientes de una típica cinta de terror, un grupo de adolescentes y una cabaña en mitad del bosque. Lo de la cabaña bien nos podría valer para una película de catástrofes atmosféricas, un ataque zombie, o una invasión extraterrestre. Y los adolescentes… es que tienen que protagonizar cualquier buena película de terror que se precie, porque ¿qué jubilado se dedicaría a invocar al demonio, o se metería en una sótano porque ha visto una sombra o ha oído un ruido? ¡Ninguno! Como mucho montar un huerto detrás de la cabaña o jugar a la petanca, pero sustos que puedan revivir “la angina de pecho” ¡como que no!

Pues ya tenemos el ambiente, ahora el hilo argumental. Adolescente drogadicta, cuyo único hermano (su madre falleció hace poco, y eso el diablo lo sabe…) y sus amigos, van a intentar ayudarle a salir de las drogas. Pero en vez de llevársela a la clínica “Betty Ford” bajo la supervisión de un médico experto, se la llevan a una cabaña en mitad del bosque, a 200km. del hospital más cercano, le hacen tirar todas las pastillas, estupefacientes y demás sustancias y ya, a esperar su recuperación (quizá con este planteamiento cabría esperar también un poco de magia, porque sino, no me creo que esa terapia pueda funcionar).

Entre tanto descubren que la casa ha sido habitada, ya que en el sótano hay un montón de bookgatos muertos colgados del techo (a mí esto me haría replantearme mi fin de semana en esa casa.. ¿veis porque os digo que estoy mayor para ver películas de terror?) fruto de algún rito satánico, que a ninguno de los protagonistas parece llamarle mucho la atención. Limpiando el sótano encuentran “El libro de los muertos” (yo lo habría tirado a la basura nada más ver) y por aburrimiento (la curiosidad mató al gato, nunca mejor dicho) uno de ellos decide ojear y oye.. leer algún parrafito o frase, que casualmente es la que invoca al “Demonio”.

Ahí empieza la catarsis de sangre, vísceras, miembros cortados, posesiones y palabras malsonantes. Además es curioso que todas las posesiones son de demonios o de “gente chunga” (recordemos por ejemplo a “El Exorcista”, “El muñeco diabólico” …) y a es que ninguno de ellos le da por hacer el bien, todo es ¡matar, matar y matar!.

El apoteósico y “gracioso” final además, hace un guiño a la película original, que si no habéis visto, os recomiendo ver, quizá mejor que ésta cinta, ya que por mucho que lo cineastas Hollywoodienses lo intentan, queda muy poco que inventar en el cine de terror.